VOLVER PAGINA PRINCIPAL

Valle de Boí.


Una Reportaje de : Bruno T. - Publ. Septiembre 2009 (Abril-2009)


A finales de la magnífica temporada pasada, estando ya cerradas la mayoría de las estaciones del territorio nacional, un equipo de Aragonesquí.com se desplazó hasta el Valle de Boí, para disfrutar de una jornada de esquí en Boi Taüll Resort. Este complejo invernal, está situado en pleno pirineo leridano, cerca de Baqueira Beret y apenas a unos 50 desde Castejón de Sos (Ribagorza). Cuenta con 46 km esquiables, 16 remontes, 52 pistas ( 10 verdes, 7 azules, 26 rojas y 9 negras) y con snowparks de iniciación, perfeccionamiento y Nivel Pro.

Sus principales atractivos son sus más de 750 metros de desnivel y el poder esquiar en la cota más alta de las estaciones pirenaicas, la telesilla Puig Falcó te aúpa hasta los 2.751 metros de la cima del mismo nombre. La base de la estación es el llamado Pla de Vaques, situada a 2.020 metros de altitud, lo que permite a la estación contar con nieve de muy buena calidad prácticamente toda la temporada.



El equipo de AragonEsqui.com optó en primer lugar por coger la telesilla desembragable Resort Express, que te transporta desde la base de la estación hasta el Balcó del Cerbí (2.520 metros), una vez ahí nos tiramos ansiosos ante el buen estado que presentaba la nieve una y otra vez por varias pistas de diferentes niveles de dificultad que te devuelven al Pla de Vaques, base de la estación, donde puedes optar por coger las telesillas Junior, Vaques y Mulleres, además de varias cintas transportadoras y telesquíes que se distribuyen a uno y otro lado del valle.



Tras hacer una exploración a fondo por las pistas y remontes antes mencionados, volvimos con gran ansiedad a coger el Resort Express, para desde allí descender hasta el Pla de la Carlina, donde se encuentra la telesilla Roies, ya arriba puedes optar por descender por pistas de gran nivel técnico u optar por coger la telesilla Puig Falcó que te deja en la cima del pico que lleva el mismo Nombre (Puig Falcó 2.751 metros), cota más alta de la estación y que además presume de ser la más alta de todas las estaciones pirenaicas.
Una vez allí, las vistas del resto de cumbres del macizo pirenaico son espectaculares y no menos espectaculares son las pistas que descienden por varios lados del mencionado pico, 4 pistas negras de ensueño, 3 de ellas superan ampliamente los 1.000 metros de longitud, otra opción para descender son varias pistas rojas, destacando la llamada Vista Aran, con sus nada desdeñables 4.150 metros de longitud que te devuelven a la base de la estación.








A destacar la buena señalización de las pistas, el excelente trato del personal de la estación, el aceptable precio del forfait y la gran cantidad de nieve acumulada en la estación en esas fechas.

El equipo de AragonEsqui.com disfrutó de una excepcional y agotadora jornada de esquí, con poca gente, buen tiempo y una nieve de primerísima calidad.



Agregar a favoritos ésta página

Poner como página de inicio